Todo un curso y no escolar…

TODO UN CURSO Y NO ESCOLAR…

Considerando desde el pasado 3 de septiembre de 2020, momento en que se anunció la fusión, hasta dentro de unos pocos días en que sabremos quien se va y quien se queda, lo podemos calificar como un año/periodo convulso.

Con la firma del mayor ERE de la banca española y con un Acuerdo Laboral de Integración (ALI) que mantiene nuestros salarios y del que todos esperábamos más, con la formación disparada en número de horas y plazos y con un nivel de exigencia que parece que cada 15 minutos se acaba el mundo, no parece raro que casi haya cumplido su objetivo de “equilibrio generacional” que tantos quebraderos nos produjo en la negociación del ERE y que de forma voluntaria se ha cubierto con el 19,93% de los llamados “Grupo C”. ¡Qué maltratado, qué presionado! debe sentirse el compañero que con menos de 52 años renuncia a un empleo y se marcha a pelear a la cola del paro por algo que, aunque peor remunerado, “le permita vivir”. Aunque “en Caixa se hace así”, … tanto empresa como sindicatos deberíamos hacérnoslo ver.

El ERE tiene más flecos, pero quizá el principal y el que más desencanto produce es la prelación, que por un tema de costes favorece la salida de menores de 52 años, pero que puso la miel en los labios a compañeros de 52 y 53, que en su gran mayoría se quedarán sin poder salir, al igual que una parte importante de los de 54 y 55, que también verán frustradas sus expectativas. Ha sido VOLUNTARIO y eso era lo más importante para SATE, por eso firmamos, pero todo en esta vida tiene pros y contras y tanto de unos como de otros debemos aprender.

En el ALI, como su nombre indica te integran, y poco más debes esperar de él. Homologar, homogeneizar… ¿a qué?. Si tienes hijos menores de 18 años progresivamente irás percibiendo el 5% de la retribución que abonan por este concepto, y solo si son menores de 12 años llegarás a percibirlo al 100%. Para el Plan de Pensiones, aquellos que estuviesen en el 4% del fijo y 2% de la variable, llegarán en el plazo también de 5 años a tener un 7,5% de aportación. Indudablemente bueno es, pero un trabajador de Banco de Valencia sigue estando, tras 10 años “ALI-neado”, 15.000 euros de media por debajo de uno de Caixa, y nosotros los recién incorporados, entre 10.000 y 21.000 euros según la procedencia por debajo de los antiguos de Caixa. En fin, que no te engañen, esto no es homologar, y si alguien tiene que pelear por disminuir esas diferencias, no esperes que sea el tripartito (CCOOUGT y SECB).

Jamás habían despedido forzosamente en CaixaBank, efectivamente, porque los ERE´s se hacían en las entidades de origen y luego ya les hacían el ALI posteriormente. Fusiones y fusiones que sirven para mejorar la ratio de eficiencia y compensar los gastos de personal, manteniendo una élite que se lo ha ganado pero que ya está por debajo del 50% de la entidad. Los objetivos son para todos, se cumplen entre todos… y se remunera como en la antigua entidad de cada uno.

Que no te vendan imagen, medios, milongas…, necesitas delegados que te defiendan, que te entiendan, que sean como tú, que se preocupen por ti. Las políticas tanto del Gobierno como de los empresarios favorecen y benefician al sindicalismo del tripartito, no te dejes llevar por la corriente, piensa, valora y ayuda a los que queremos defender los derechos de todos.

Por último recalcar una cuestión, todo el mundo se hace mayor (hasta algunos delegados sindicales, y que malo el que no se haga), pero como dice un famoso dicho “Don Preciso no ha nacido todavía”. Allí donde SATE tenga afiliados, habrá o se intentará que haya, delegados que os representen. SATE ni se fusiona ni se transforma, sigue y seguirá mientras sus afiliados así lo quieran.